Honor y Gloria a los caídos

10 de octubre de 1992 Mural en 30 de octubre c/n Av. La Feria poblaciòn La Victoria

fugadosenoctubre

Jose Miguel Martinez Alvarado- “Palito”-:Asesinado

*Mauricio Gomez Lira-“Pum Pum”-: Asesinado

*Pedro Ortiz-“Peyuco”- :Asesinado

*Patricio Ortiz Montenegro: Recapturado

*Pablo muñoz Hoffman: Recapturado

*Luis Moreno Correa: Fugado

*Francisco Díaz Trujillo: Fugado

*Manuel Venegas Messina: Fugado

Tras la transición democrática, los grupos político militares que enfrentaron con armas a la dictadura decidieron continuar combatiendo durante la democracia entendiendo que se continuaba con un sistema político y económico. Dentro de los distintos grupos que continuaron con la lucha armada se encontraba el FPMR (Frente Patriótico Manuel Rodriguez), en un comienzo el brazo armado del PC pero luego opta por un camino autónomo.

La represión de la democracia aprendió de sus antecesores militares, es así como se forja una campaña desligitimadora contra los grupos armados y se utiliza todo el arsenal para exterminarlos: delación, infiltrados, ejecuciones, etc. La creación de la siniestra “Oficina” (organismo de seguridad para eliminar los grupos politico-militares) es muestra clara de la intencionalidad de la nueva democracia.

Las cárceles comienzan paulatinamente a llenarse de combatientes militantes de distintas organizaciones, quienes reciben durísimas condenas de prisión por parte de tribunales civiles y miliares. Dentro de las cárceles se comienza a forjar gestos y actitudes de resistencia, los presos lejos de entonar canciones de derrota comienzan a organizarse ante las dispersiones y aislamiento de gendarmería, como también mantienen como prioridad numero uno la salida a la calle.

Corre el año 1992, y 8 miembros del FPMR condenados bajo la ley antiterrorista por asociación ilícita y control de armas entre otros delitos comienzan a darle forma a una fuga que se dice fue preparada con un año de anticipación para la mayoría de los combatientes esos años (FPMR-MJL-MIR)  la prisión tenia que ser vista como algo circunstancial que no debería extenderse en demasía.

De esta forma, un grupo de prisioneros rodriguistas para ese entonces recluidos en la calle 5 de la ex-Penitenciaria comienzan a idear una rutina con sus visitas para facilitar los planes de fuga. Los amigos y familiares les enviaran maderas para realizar trabajos manuales, estas maderas tenían que ser buscadas por los propios presos en un sector de la cárcel que se encontraba cerca de la puerta de ingreso de las visitas.

El sábado 10 de Octubre de 1992 a las 10:15 Hrs un grupo de 8 prisioneros del FPMR deciden poner en marcha la operación dignidad. Tras conseguir ingresar dos revólveres de bajo calibre llaman al carcelero para realizar la rutinaria búsqueda de las maderas. Contemplando que los únicos gendarmes que utilizan armas son los del cerco perimetral y no los que transitan al interior, los prisioneros consiguen reducir al gendarme que los acompañaba.

Los 8 presos llegan al improvisado deposito de maderas  volviendo a reducir la guardia que se encontraba en dicho lugar, quedando solo a un portón de la puerta por donde ingresan las visitas.

En ese momento comienzan a emprender la huida, disparando a un carcelero de la torre 8 del segundo piso quien comenzaba a dar la alerta de la inminente fuga. A las afuera los esperarían tres autos acondicionados para su huida.

Al conseguir abrirse camino y salir de la Penitenciaria los fugistas se encuentran con un vehículo de la policía apostado justo en la puerta de la cárcel. Ante el imprevisto represivo los fugistas disparan contra el vehículo iniciándose el enfrentamiento, de esta forma carceleros, carabineros y policías de investigaciones se lanzan a la caceria y aniquilamiento de los entonces ex prisioneros.

Con el tiempo, las dudas respecto al posicionamiento de distintas unidades represivas a las afueras de la Penitenciaria hacen surgir la fuerte hipótesis de que el organismo de inteligencia llamado “La Oficina” tendría información de la operación dignidad, entregada por infiltrados o colaboradores.

El enfrentamiento es groseramente desigual, las dos armas cortas y de bajo calibre no pueden frenar el armatoste represivo con que comienzan a acribillar a los fugistas. Pedro Ortiz muere acribillado por los carceleros en la misma entrada de la Penitenciaria, su hermano Patricio Ortiz se devuelve a socorrero siendo tambien brutalmente acribillado por los gendarmes quienes terminan de disparar al creerlo muerto.  Patricio recuerda como los carceleros celebraban:

-!Matamos a los Ortiz!

Tras taparlos con una lona y hacerse pasar por muerto, Patricio da señales de vida en vista de la llegada de otros policías y demases funcionarios, así evita una ejecución segura.

José Miguel Martinez y Mauricio Gomez Lira huyen hasta el antejardin de una casa particular ubicada en la calle Beaucheff # 1943. Ante su inminente captura Jose Miguel y Mauricio gritan a los vecinos que llamen a la prensa y a sus abogados, buscaban mas testigos ante su inminente matanza. Los carceleros irrumpen en la casa y balean hasta el cansancio a los dos rodriguistas con mas de 10 tiros a cada uno, incluyendo selectivos balazos en sus cabezas.

Francisco Diaz Trujillo, tras disparar a los gendarmes que acosaban a Martinez y a Gomez Lira emprende su huida haciéndose pasar por un miembro de la policía de investigaciones en medio del desorden y confusión que reinaba afuera de la penitenciaria, logrando de esta forma abordar un taxi y escapar. Luis Moreno consigue confundirse con las visitas que esperaban afuera de la cárcel para luego tomar una micro y conseguir romper el cerco represivo.

Manuel Venegas, se consigue contactar con un compañero que lo esperaba a las afueras y consiguie escapar del sector.

Pablo Muñoz huyó hacia el parque O’Higgins pero su intento no prosperó, por lo que se refugió en el inmueble de calle Juan Yarur Nº 1978.  Es detenido por gendarmería, subido a un vehículo y rafagueado por los carceleros, un policía interrumple la eventual masacre y evita que lo ejecuten.

La “operación dignidad” culmina con Jose Miguel, Mauricio y Pedro asesinados por carceleros, Pablo y Patricio recapturados con graves heridas en todo su cuerpo y Luis, Francisco y Manuel consiguen escapar de la cárcel.

Los carceleros no se conforman con los brutales disparos contra Pablo y Patricio, la repercusión la vivieron todos los prisioneros políticos con las habituales venganzas de gendarmería. Dos años después se crea la Cárcel de Alta Seguridad (C.A.S) para recluir a todos los prisioneros políticos, es de este supuesto “bunker” de seguridad donde 1996 consiguen porfin fugarse los anteriores recapturados Pablo Muñoz Hoffman y Patricio Ortiz Montenegro. Esta vez un helicóptero los rescata/fuga desde el C.A.S junto con otros 2 miembros del FPMR.

El año siguiente, 1997 Patricio Ortiz llega a Suiza y tras un periodo en prisión consigue la calidad de “refugiado”, en Diciembre de ese mismo año la casa de Francisco Días Trujillo (uno de los fugados de Octubre) es allanada por la policía en la comuna de el Bosque, la orden de captura desde la fuga se concreta en un enfrentamiento que culmina con la muerte de Francisco.

A 20 años de la muerte en combate de Palito, Pum Pum y Peyuco, saludamos el gesto rebelde e insumiso de quienes intentaron y lograron la fuga de aquel Octubre. A los inclaudicables que tras la masacre de la operación dignidad mantuvieron intactos sus deseos de libertad concretando su fuga escapando en helicóptero.

!La pasión por la libertad es mas fuerte que cualquier jaula!

Capitan reyes: Adiestrado en la CNI durante 1981 en el cuartel central (Borgoño), responsable a cargo de la muerte de los fugados, perteneciente al grupo antimotines.

– La experiencia de 1992 no señaló con claridad que la actitud de Gendarmería era no dejar con vida a ningún prisionero político que osara fugarse. Por eso sabíamos que si no teníamos éxito seriamos ejecutados de inmediato – sostiene Ortiz. Agrega: “El operativo no tenía ninguna posibilidad de ser asumido a medias tintas. Era libertad o muerte.

Memoria Combatiente

Caminaba inquieto por el pequeño patio carcelario, se subió a su silla de plástico, su figura pequeña y delgada contrasta con la fortaleza de sus convicciones y acciones, ese rebelde comienza a disparar palabras, tan mortales como las balas que abatieron a un policía, sus blancos, son eliminar el olvido y la imagen de un traidor. Hoy es 10 de octubre y su voz quiebra la rutina carcelaria del modulo de máxima seguridad, con la memoria combatiente, con las vivencias intactas, recuerda “la operación dignidad” y especialmente a “palito”(1), “pun-pun” (2) y pedro (3), quienes fueron asesinados mientras intentaban concretar su fuga, ya acertó el primer disparo, la atención está puesta en sus dichos.

Su segundo objetivo, esta ahí, a metros, escondido en una celda, Villanueva, un ex miembro del Frente, un alto dirigente que se vendió a la democracia, que delato a sus compañeros a la “oficina”, oscura organización gubernamental dedicada a “desarticular” a los grupos político-militares, sus palabras aciertan medio a medio y se extinguen súbitamente, eternos y silenciosos segundos las suceden, hasta que de las celdas se escapan gritos de guerra e insultos para el delator. Buena puntería hermano.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s